Moonlight
SOY ILSE: ¿Qué quieres se de mayor? y otras formas de complicarse la vida

Recuerdo cuando era pequeñica y alguien me hacía la gran pregunta de “Montse, ¿qué quieres ser de mayor?” Bien señores, creo que hoy podría contestarles, no sin antes reflexionar sobre la importancia y consecuencias que trae esa maldita pregunta.

Lo primero aclarar, ¿cuando se deja de ser pequeños? Porque claro, tenías un “Montse, debes hacer esto sola que ya eres mayor” pero luego te seguían diciendo “cuando seas mayor lo entenderás” A ver, un poquito de orden en la cronología de la vida! ¿Qué tal si cambiamos la pregunta por un a que te quieres dedicar cuando puedas trabajar? Queda un poco más claro ¿no? 

Obviamente la mayoría de las respuestas que podía dar un niño eran bastante absurdas (véase muy difíciles de conseguir) como por ejemplo futbolista o astronauta… que siempre sacaban las carcajadas del periodista improvisado que tenía ganas de quebrarte la cabeza. Pero bueno, teníamos al médico, al abogado, al psicólogo, al político, al periodista etc, aunque eso más bien contestaría a la pregunta ¿qué quieren tus padres que seas cuando puedas trabajar? 

Te haces mayor (pero no sabes cuanto) y tienes 16 años. La cosa se pone tensa y debes prepararte y elegir una carrera. Algunos pueden tenerlo claro, otro empezar una cosa y darse cuenta de que no les gusta y decidir cambiar, otros no saben por dónde les da el aire … bien, yo no veía ni viento, ni cierzo … sólo voces que me llevaban a las profesiones habituales. “Montse, estudia derecho” “Montse, estudia periodismo” “Que no, que no, que la chica tiene que estudiar derecho”… “Madre, creo que haré Trabajo Social” “¿Y eso que es?” 

¿Eso que es? Uno de mis errores. Con 16 años y la desinformación acerca del mundo universitario me llevó a elegir una carrera que, al final consiguió gustarme pero por la que pase sin pena ni gloria. La hice sin más, sin esfuerzo, sin ganas… y la acabé pensando que bueno, no esta mal pero seguía sin poder responder a la gran cuestión. 

Fue hace dos años, con 22, con experiencia universitaria, laboral , algo más asentada en la vida, más responsable y consciente del mundo que me rodea, con unas prioridades marcadas, con mayor serenidad y madurez adecuada para mi edad…. cuando decidí hacer algo que me causara un pequeño run run en el estomago. Comencé el grado superio de Lengua de signos y guía de personas sordociegas. “Madre, quiero hacer lengua de signos” “¿Y eso que es? ¿Lo de los sordomudos?” 

Hoy puedo contestar “El trabajo de mi vida”

Hay preguntas mal formuladas y respuestas que necesitan mucho tiempo de meditación, así que no paremos… continuemos probando cosas hasta alcanzar lo que andábamos buscando. Y muestro mi apoyo a esas profesiones que se salen un poco de lo que algunos denominan “normal”…  y yo no me caracterizo por serlo. Be ILSE.

Follando en verso - Josu Fernández

lunes, 12 de mayo de 2014
El aroma de tu piel
fustiga todos y cada uno de mis sentidos
hasta hacerlos enloquecer.
Siempre que nos acariciamos
consumimos todo el oxigeno
mientras llega un nuevo amanecer;
nuestros cuerpos se anudan,
nuestra saliva se mezcla y
nuestros jadeos se suman
mientras el resto del mundo se resta.
Desabrocho tu camisa, que resbala hasta caer,
y me entretengo entre tus costillas
para ponerte entre mi lengua y la pared;
hoy no hay lugar para la prisa:
nos sobra tiempo que perder.
Tú te escapas, te giras, me miras…
el dibujo de la lujuria adorna tu cara
y el ansia por tu cuello se refleja en la mía.
Esa mirada me desarma
y para cuando puedo recomponerme
la cremallera de mi bragueta está bajada,
mis piernas abiertas y tu melena
sobre mis muslos derramada.
El tacto de tus labios al contacto con mi piel
me eriza hasta los sueños
convirtiéndome en tu amante fiel,
en un juguete en manos del deseo,
en un cuerpo encadenado al placer.
No hay recesos en este juego de excesos
que ambos practicamos,
al que ambos nos entregamos sin recelos
por el tiempo empeñado en recorrernos.
Me invade el descaro, y apartando tu mano
me encaramo a tu espalda,
mis labios en tu nuca dibujan, a modo de regalo,
un pequeño espasmo.
Apago el sentido de tu mirada
con un antifaz, una pequeña treta pensada
para que desconozcas el lugar en el que mi lengua se posará,
por donde mis traviesos dedos revolotearán…
La noche muere a medida que el placer crece.
Tu espalda se arquea y mi cuerpo te somete
mientras las caricias vuelan
sobre una cama que hierve.
Te das la vuelta, el antifaz sobre tu frente,
con una mirada tan lasciva que detiene mis vaivenes
y reclama tu turno en aquel compás indecente
que componemos compulsivamente.
Y al son de tus caderas corean mis jadeos,
tus muslos contienen mi desenfreno
dejando claro quién maneja el tempo.
Tus uñas se clavan en mi espalda,
tu cuerpo se eleva y cae desde el cielo
haciendo que me estremezca
y mi mirada se pierda junto a mi aliento.
Seremos presos condenados a un orgasmo perpetuo.

E incluso cuando más agotada estoy, la música me lleva a ti y no controlo la sonrisa 

Te invito a soñar, la moneda de cambio es la palabra. Cada palabra será una caricia, cada verso será un beso, cada estrofa será un abrazo y cada poema una vida. 

starrose17:

Vikings cut scene - Episode 10.

Ragnar finally gets his threesome.

starrose17:

Vikings cut scene - Episode 10

Aslaug and Horik’s wife talk, then when Horik’s wife leaves Lagertha comes up to Aslaug and they talk about Ivar.